Por @Wicho — 24 de Enero de 2016

Urano a 18 millones de kilómetros
PIA00032: Uranus in True and False Color, Urano a 18 millones de kilómetros el 17 de enero de 1986 – NASA/JPL

El 24 de enero de 1986 la sonda Voyager 2 de la NASA pasó a tan sólo 81500 kilómetros de la parte superior de la capa de nubes que cubre Urano, en lo que ha sido la única visita de una sonda a este planeta.

Durante su visita a Urano la Voyager 2 descubrió diez nuevas lunas, Cordelia, Ofelia, Bianca, Crésida, Desdémona, Julieta, Porcia, Rosalinda, Belinda, Perdita y Puck, lo que en aquel entonces dejó la cuenta de lunas de Urano en 15, aunque gracias al Hubble hoy sabemos que hay al menos 27 satélites en órbita alrededor de Urano.

También fotografió las cinco lunas ya conocidas, comprobando que todas están cubiertas de cráteres de impacto y de cañones, que en el caso de Miranda alcanzan los 20 kilómetros de profundidad.

Miranda
PIA18185: Miranda's Icy Face – NASA/JPL-Caltech

Otra cosa que descubrió la Voyager 2 fue que Urano tiene un campo magnético y que está inclinado 60º respecto al eje de rotación del planeta, que a su vez está inclinado 97,8° respecto a la eclítpica; fruto de la combinación de ambas inclinaciones la Voyager 2 descubrió también que la «cola» de la magnetosfera de Urano tiene forma de sacacorchos.

Se cree que la inclinación del eje de rotación de Urano puede haber sido causada por la colisión con otro cuerpo de un tamaño similar durante el periodo de formación del sistema solar.

La Voyager 2 estudió también los nueve anillos conocidos hasta entonces del planeta, y descubrió dos nuevos; sería de nuevo el Hubble el que descubriera dos anillos más entre 2003 y 2005. Los anillos de Urano son muy distintos a los de Júpiter y Saturno y que son mucho más jóvenes que Urano; probablemente tienen su origen en la desintegración de una luna por un impacto a alta velocidad o a causa de la gravedad del planeta.

xx
PIA01977: Uranus Rings, los nueve anillos conocidos de Urano
fotografiados el 22 de enero de 1986 desde 2,52 millones de kilómetros – NASA/JPL

La Voyager 2 estudió también la atmósfera de Urano, compuesta fundamentalmente por hidrógeno y helio, aunque también tiene importantes cantidades metano, que es el que le da su color azul a Urano, ya que absorbe la luz roja, junto con trazas de hidrocarburos, vapor de agua, monóxido de carbono y dióxido de carbono.

Adiós, Urano
PIA00143: Uranus - Final Image, un último vistazo a Urano el 25 de enero de 1986 desde 1 millón de kilómetros – NASA/JPL

La de la Voyager 2 ha sido la única visita a este gigante helado, y por ahora la única.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear