Por @Wicho — 4 de Enero de 2014

Hay toda una serie de consideraciones que hacen que esto sea imposible, entre otras cosas que la Luna estaría muy dentro del límite de Roche, y las mareas serían una cosa terrorífica, pero esta es la pinta que tendría la Luna si su superficie estuviera a la misma distancia de la de la Tierra que la Estación Espacial Internacional, unos 400 kilómetros.

Gozaríamos también de muchos más eclipses de Sol, ciertamente.

El color de la luz reflejada en la Luna durante el eclipse se corresponde con un modelo real, y es azulado por un lado porque la Luna está pasando sobre el Golfo de México, tirando a marrón por el otro porque esa parte está sobre los Estados Unidos, y está oscura por en medio porque la Luna proyectaría una enorme sombra sobre la Tierra.

A esa distancia la Luna tardaría en realidad unos diez minutos en atravesar el cielo; en este vídeo el movimiento está acelerado.

(Vía @Tokaidin).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear