Por @Wicho — 2 de Julio de 2014

Imagen de larga exposición del lanzamiento
Rocket Launch: Foto de larga exposición del lanzamiento - Stephen Kelly Sullivan

Cinco años después de que el Orbiting Carbon Observatory original se perdiera en su lanzamiento, y con un día de retraso sobre lo previsto debido a un fallo del sistema de protección mediante agua de la plataforma de lanzamiento, un cohete Taurus II colocaba por fin en órbita su sustituto, el OCO-2.

Su objetivo es estudiar el ciclo del CO2 en la atmósfera, algo fundamental, entre otras cosas, para entender su papel –y el nuestro– en el efecto invernadero y en el cambio climático.

He escrito una pieza sobre su misión para RTVE.es titulada La NASA intenta lanzar de nuevo su observatorio de dióxido de carbono.

Se pueden seguir sus andanzas en twitter como @IamOCO2.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear