Por @Wicho — 25 de Mayo de 2016

Lo que cuelga de la grúa cuesta una millonada

Despacito…

Con mucho cuidadito y tras haber hecho varias simulaciones por ordenador y pruebas con un modelo los técnicos del Centro Goddard de la NASA han acoplado sin problemas el conjunto de instrumentos del telescopio espacial James Webb al telescopio propiamente dicho, tal y como se puede leer en Science Instruments of NASA’s James Webb Space Telescope Successfully Installed.

De esta forma queda completo lo que es la parte óptica del JWST, aunque falta someterla a pruebas de vibraciones para comprobar que puede soportar el lanzamiento, y acoplar todo al parasol y ese conjunto a su vez a la nave espacial propiamente dicha, que contiene los ordenadores, los sistemas de guiado y control de posición y comunicaciones, y la antena.

Esquema del JWST
Esquema del JWST

Otro importante paso más de cara a su lanzamiento, pospuesto un montón de veces, y ahora mismo previsto para octubre de 2018 a bordo de un Ariane 5 ECA.

Se suele hablar del JWST como sustituto del telescopio espacial Hubble, aunque en realidad el Webb está diseñado para trabajar principalmente en el infrarrojo; de ahí el recubrimiento de oro de sus espejos. En este sentido es más parecido a otro telescopio espacial de la agencia bastante menos conocido, el Spitzer.

Eso sí, el Webb será mucho más sensible que el Spitzer y que cualquiera de los instrumentos del Hubble; su espejo será el más grande jamás puesto en el espacio.

La utilidad que tiene observar en el infrarrojo es que permite ver a través de las nubes de polvo y gas que bloquean gran parte de la luz visible y que están presentes en numerosos lugares del universo. Además, la mayoría de los objetos del universo, con la excepción de las estrellas, emiten principalmente en el infrarrojo, por lo que en esa parte del espectro hay más cosas que ver. Además el infrarrojo es también más adecuado para ver los objetos más distantes del universo porque la luz que emiten, debido a las enormes distancias que ha tenido que recorrer antes de llegar a nosotros, está muy desplazada al rojo.

Esto nos permitirá ver el universo muy lejano y muy antiguo como nunca antes lo habíamos visto.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear