Por @Wicho — 6 de Marzo de 2017

Todos los objetos esféricos del sistema solar de menos de 10.000 km de diámetro
Todos los objetos esféricos del sistema solar de menos de 10.000 km de diámetro – Montaje por Emily Lakdawalla. Datos de NASA / JPL, JHUAPL/SwRI, SSI, y UCLA / MPS / DLR / IDA, procesados por Gordan Ugarkovic, Ted Stryk, Bjorn Jonsson, Roman Tkachenko, y Emily Lakdawalla.

Según la definición adoptada por la Unión Astronómica Internacional en 2006 un planeta es un cuerpo celeste que:

  1. Orbita alrededor del Sol.
  2. Tiene suficiente masa para que su gravedad supere las fuerzas del cuerpo rígido, de manera que asuma una forma en equilibrio hidrostático (prácticamente esférica).
  3. Ha limpiado la vecindad de su órbita.

Esta fue la definición que en 2006 hizo que Plutón perdiera su categoría de planeta.

Pero es una definición que tiene ciertos problemas, como por ejemplo que sólo se aplica a nuestro sistema solar ya que la UAI habla específicamente del Sol, no de cualquier otra estrella.

O el hecho de que que dependiendo de su composición un planeta (o candidato a planeta) puede ser casi esférico con tamaños muy diferentes.

Por no hablar de que planetas como Marte, Urano, Neptuno y, especialmente, Júpiter comparten su órbita con numerosos asteroides troyanos, aunque en este caso la UAI dice que la diferencia de tamaño entre los citados planetas y los asteroides deja clara la diferencia… por mucho que el límite se establezca (que no está establecido) de forma arbitraria.

Así que hay mucha gente que no está nada de acuerdo con la definición vigente de planeta según la UAI, entre ellos Alan Stern, el investigador principal de la sonda New Horizons, que envió una sonda a un planeta y por el camino se encontró con que el planeta dejaba de serlo.

Así que Stern y otros irreductibles como él proponen una definición geofísica de planeta [PDF] que se basa en sus características propias y no en las de su órbita:

Un planeta es un cuerpo de masa subestelar que nunca ha experimentado reacciones nucleares de fusión y que posee suficiente autogravitación para adquirir una forma esferoidal que se puede describir adecuadamente mediante un elipsoide de tres ejes independientemente de sus parámetros orbitales.

Con esta definición Plutón recuperaría su categoría de planeta. Y con él otros 101 cuerpos más del sistema solar como Eris, Caronte, Ganímedes, Encélado, Titán, Europa, Calisto… O incluso la mismísima Luna. Y quién sabe cuantos planetas más habría que añadir a la lista según vayamos mirando el sistema solar con mejores instrumentos.

Que digo yo que ni tanto ni, quizás, tan poco.

Pero a lo mejor sí que hay que darle una vuelta a la definición de planeta, como bien dice Daniel Marín.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear