Por @Alvy — 13 de Junio de 2006

Me encantó este reportaje del domingo pasado: El cambio climático abre el Ártico, que incluye algunos detalles bastante impactantes:

El Polo Norte siente ya con fuerza el imparable calentamiento del planeta, una terrible amenaza a la supervivencia de la especie humana de la que ella misma es única responsable. El deshielo se ha acelerado a ritmo vertiginoso. Desde 1979 ha perdido un 20% de su superficie helada. Tan sólo en el último año, una extensión equivalente a la mitad de España. Y las previsiones son pavorosas: los científicos calculan que antes de 2070 no quedará ya hielo en verano, lo que permitirá abrir nuevas rutas marítimas y explotar fabulosos yacimientos de gas y petróleo. Aunque para la humanidad en su conjunto el calentamiento global es una tragedia de enormes proporciones, Hammerfest es el ejemplo perfecto de que incluso las tragedias pueden tener un lado positivo.
También resulta curioso que la desgracia de unos (el calentamiento global y todo lo que pasará) se prevea la dicha de otros: países, ciudades y pueblos situados en zonas estratégicas que de repente verán cómo se abren nuevas rutas de comercio. Si es que queda algo con lo que comerciar, claro.

El 2070 seguramente lo verán nuestros hijos.

Actualización: Udri desde el Grupo de Geociencias Oceánicas hace la siguiente aportación interesante sobre el artículo, que yo (sin ser un experto, sólo mero lector aficionado) consideraba bastante equilibrado:

El artículo es sensacionalista. Los modelos climáticos varían según el autor que uno consulte y sólo se puede saber que no hay nada claro, incluso apuntan a enfriamiento por efecto del calentamiento actual. Además el hecho de que el hielo de Groenlandia se derrita no es una novedad en la historia humana, ya ocurrió durante el óptimo climático medieval (cuando los vikingos) y seguramente antes. Como sé que os gusta leer os recomiendo el libro Climate, History and the Modern World de H.H. Lamb, donde expone las variaciones climáticas que han existido en la historia del hombre y las compara con cómo han influido en el desarrollo de las distintas civilizaciones.
El libro tiene buena pinta, y siguiendo el consejo lo he añadido a mi wishlist de Amazon.
Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear