Por @Alvy — 25 de Septiembre de 2007

Tanto la carencia como el exceso de sueño doblan las probabilidades de morir. Tener hábitos de sueño extraños (especialmente, dormir poco) ya sonaba algo chungo, pero no imaginaba que pudiera ser tan mortal. El estudio es de la Universidad de Warwick y se hizo con diez mil funcionarios entre 1985 y 2004. Al parecer los sólo dormían 5 horas en vez de 7 aumentaron su riesgo de fallecimiento en un factor de 1,7 (debido a todo tipo de causas en general) e incluso duplicaron su riesgo de morir a causa de un problema cardiovascular.

La recomendación de sueño típica son ocho horas diarias. Los adultos tienen a dormir menos, y según las personas el número de horas varía, algunas necesitan más o menos sueño para estar descansados. Siete horas al día de sueño reparador parece pues el mínimo recomendable.

(Vía Novedades Científicas.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear