Por @Wicho — 22 de Octubre de 2015

Todos sabemos que en invierno es temporada de gripe, pero a pesar de la creencia popular, no es el frío en sí mismo el que nos hace coger la gripe, aunque sí es cierto que el mal tiempo puede ayudar.

Por una parte, en invierno tendemos a pasar más tiempo en interiores y, por tanto, en contacto más cercano con otras personas; por otra, al ser los días más cortos nuestro sistema inmune se puede ver debilitado por un menor nivel de vitamina D, a la vez que el frío hace que haya menos circulación en los vasos sanguíneos de la nariz, con lo que su efectividad en el filtrado de bichos varios disminuye.

Pero ninguno de estos factores, tan siquiera combinados, bastan para explicar por qué la gripe resurge en invierno del modo que lo hace.

Virus de la gripeSin embargo en los últimos años varios estudios apuntan a que el frío sí influye en la supervivencia y en la persistencia del virus de la gripe en el aire, lo que facilitaría los contagios.

Esta influencia viene de dos factores, tal y como se puede leer en The real reason germs spread in the winter.

Uno es que el aire, cuanto más frío está, menos capacidad tiene de albergar humedad en forma de vapor de agua, con lo que cuando hace frío el aire es más seco. En estas circunstancias, cuando alguien que ya tiene la gripe estornuda y lanza al aire un montón de virus estos quedan flotando por ahí más tiempo que cuando el aire contiene más humedad, ya que cuando es así las partículas que salen con el estornudo tienden a juntarse con el vapor de agua y a caer al suelo por su propio peso.

El otro es que la mera presencia de vapor de agua en el aire parece ser, en cierto modo, tóxica para el virus de la gripe, haciéndole perder gran parte de su capacidad infecciosa, si no terminando con él.

Así que aunque las vacunas y lavarse las manos con frecuencia van a seguir siendo la mejor medida preventiva, puede que poner humidificadores en salas de consulta, transporte público, aulas, y sitios muy concurrido también eche una mano.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear