Por @Wicho — 2 de Septiembre de 2014

Philae aterrizando
Philae aterrizando

Bueno, en realidad será Philae el que aterrice sobre el núcleo del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko, en principio el próximo 11 de noviembre, aunque la fecha está todavía por confirmar, igual que la elección del lugar de aterrizaje definitivo.

Pero mientas tanto, usando datos e imágenes obtenidas por la sonda Rosetta desde que entró en órbita alrededor de 67P el pasado 6 de agosto, los técnicos y científicos de la misión han escogido cinco posibles puntos para este aterrizaje.

Se trata de la primera vez en la historia que conseguiremos posar una sonda sobre el núcleo de un cometa, lo que además no es nada fácil entre otras cosas porque los responsables de la misión no saben la composición del núcleo de este y porque dada su escasísima gravedad Philae podría salir rebotado si impacta contra él a demasiada velocidad, aunque para esta eventualidad lleva un arpón que se disparará en cuanto los sensores de contacto detecten que ha tocado suelo.

Además, para añadirle un poco de emoción al asunto, como si la cosa ya fuera poco peliaguda, el aterrizaje se tiene que producir en modo automático, pues debido al retardo de las señales por la distancia a la que estará 67P de la Tierra en el momento de aterrizaje, algo menos de 510 millones de kilómetros, es imposible controlarlo en tiempo real.

Posibles puntos de aterrizaje de Philae
Posibles puntos de aterrizaje de Philae

Estos cinco puntos preseleccionados se pueden ver en la galería de imágenes que hay en Rosetta preselecciona cinco lugares para aterrizar sobre el cometa pero en general se trata de sitios que cumplen estas condiciones básicas:

  1. Tiene que ser posible mantener el contacto con Rosetta, que es quien actúa como relé de comunicaciones con el control de la misión.
  2. No puede haber grandes rocas, grietas profundas, o grandes pendientes; es importante tener en cuenta además que cuando se habla de puntos de aterrizaje en realidad los responsables de la misión hablan de una elipse de aproximadamente un kilómetro cuadrado de extensión.
  3. Debe recibir la suficiente luz como para que Philae pueda recargar sus baterías con sus paneles solares, pero tampoco tanta como para que se pueda calentar de más.

Philae en la superficie de 67P
Philae en la superficie de 67P

Ahora a los responsables de la misión les corresponde ordenado los cinco puntos finalistas por orden de preferencia, con un primario y un secundario, lo que a su vez permitirá ir definiendo la estrategia a utilizar para el aterrizaje.

Les ayudarán las nuevas imágenes obtenidas por Rosetta, ya que ahora se encuentra a una distancia de 20-30 kilómetros de 67P, con lo que puede obtener imágenes más detalladas.

Está previsto que tanto el lugar como la fecha definitiva del aterrizaje se anuncien el 12 de octubre.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear