Por @Wicho — 30 de Mayo de 2016

Rosina
El espectrómetro Rosina fue el que realizó el descubrimiento

Uno de los últimos resultados publicados por los científicos de la misión Rosetta revelan la detección del aminoácido glicina, así como de algunas moléculas precursoras que lo pueden formar, y también de fósforo en la cola del cometa 67P-Churyumov/Gerasimenko, lo que es muy interesante porque la glicina está presente en muchas proteínas, fundamentales para la vida mientras que el fósforo está presente en las membranas celulares y el ADN.

No es la primera vez que se detecta glicina en un cometa, pues ya en 2006 se encontró en las muestras que trajo de vuelta la sonda Stardust del cometa Wild–2, aunque en este caso el análisis de las muestras fue complicado hasta poder asegurar que no se habían contaminado en tierra; en el caso de Rosetta está claro que no hay posible contaminación y que la glicina está allí

El haberla encontrado en dos cometas sugiere que su presencia en el espacio no debe ser especialmente rara, así que esto pone de nuevo sobre la mesa la posibilidad de que la vida haya llegado a la Tierra a bordo de los cometas y meteoritos que la bombardeaban sin cesar durante los primeros miles de años de su formación y más tarde en el bombardeo intenso tardío.

Es lo que se llama panspermia molecular, de lo que habla Carlos Briones en este vídeo:

Pero claro, eso sólo traslada de sitio la pregunta, porque entonces, ¿cómo surgió allá donde fuera que tuvo su origen?

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear