Por @Alvy — 22 de Marzo de 2012

Una simple caja de cartón bien, bien cerrada a la que se le aprietan los laterales con cierta fuerza es suficiente para generar un vórtice o flujo turbulento que sale disparado hacia cualquier objetivo enclenque, en este caso una ligera pirámide de vasos de plástico.

El humo que utilizan es simplemente eso, humo, que no sirve para nada más que para visualizar el efecto; el disparo tendría la misma efectividad y potencia destructora simplemente con aire «transparente». El efecto físico del vórtice está explicado en más en profundidad en este podcast.

Compartir en Facebook  Tuitear