Por @Wicho — 10 de Abril de 2013
Loading...

Estaba un día el Integral de la Agencia Espacial Europea haciendo sus cositas en el espacio cuando detectó, por casualidad, ya que no estaba mirando para allí, un subidón de rayos x.

Con la ayuda del XMM-Newton, también de la ESA, del Swift de la NASA, y de la cámara de rayos X MAXI de la JAXA fue posible determinar que esa emisión provenía de la galaxia NGC 4845, situada a unos 47 millones de años luz de la Tierra, y a la que nunca antes se le había visto emitir con tal intensidad en la banda de los rayos X.

Estudiando los históricos de datos de los instrumentos en cuestión los astrónomos han llegado a la conclusión de que este evento, que tuvo su pico en enero de 2011 y multiplicó por mil las emisiones de NGC 4845, se corresponde con el paso por las proximidades del agujero negro que hay en su centro de un planeta errante con entre 14 y 30 veces la masa de Júpiter: Un agujero negro se despierta para tomar un aperitivo.

El agujero negro en cuestión, con una masa estimada en 300.000 veces la de el Sol, se tragó las capas exteriores de este planeta, haciéndole perder aproximadamente un 10 por ciento de su masa, y fue precisament eese acto de canibalismo estelar el que provocó la emisión de rayos X captada por el Integral.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear