Por @Wicho — 7 de Febrero de 2011

Mark Kelly, el comandante de la misión STS-134 de la NASA, es el marido de la congresista Gabrielle Giffords, quien recibió un disparo en la cabeza en el tiroteo de Tucson del 8 de enero de 2011.

Para poder estar junto a ella Kelly dejó inmediatamente de lado su entrenamiento para la misión y pidió a la agencia que considerara la posibilidad de nombrar a un sustituto para su puesto por si al final él no podía volar, nombramiento que recayó en Rick Sturckow, un veterano con cuatro misiones en su haber.

De todos modos, tanto Kelly como la agencia avisaron ya en su momento que harían todo lo posible para que el Endeavour pudiera despegar con su comandante original, y tal y como comunicaron el viernes pasado, todo parece indicar que esto va a ser así: NASA Astronaut Mark Kelly Resumes Training For STS-134 Mission.

Por una parte, la evolución de la congresista Giffords está siendo al parecer sorprendentemente buena, aunque su esposo no ha querido entrar en detalles, a lo que se añade que es una firme defensora del programa espacial, con lo que a Kelly no le cabe duda de que ella apoyaría su decisión. En palabras del propio Kelly, «conozco muy bien a mi mujer y se lo que ella querría, así que eso hace que la decisión sea más fácil.»

Por otro, y visto desde fuera, numerosos analistas consideran que el que Mark Kelly siga adelante con sus planes envía un mensaje de normalidad a pesar del tiroteo y sus consecuencias, algo que el público en general recibirá encantado.

En cualquier caso, antes de anunciar esta decisión Kelly estuvo una semana a prueba, realizando varios vuelos de entrenamiento en un T-38 y una simulación del lanzamiento y del aterrizaje del Endeavour, pruebas que superó sin problema.

Así, el próximo 19 de abril, si no hay retrasos, la misión STS-134 despegará rumbo a la Estación Espacial Internacional con suministros para su tripulación y un buen número de repuestos para esta, repuestos que no caben en otras naves como las Progress rusas, el H-II japonés, o el ATV de la ESA, además del Espectrómetro Magnético Alpha.

El AMS durante su fase de pruebas en Ginebra - NASA/JSC
El AMS durante su fase de pruebas en Ginebra - NASA/JSC. Fuente: AMS-02 Project Page

Este instrumento, pensado para detectar varias clases de materia exótica mediante la medición de rayos cósmicos y así ayudar a los científicos en el estudio del origen del universo, se había quedado sin plaza a pesar de estar listo para su lanzamiento a causa del recorte en el número de misiones de los transbordadores tras la pérdida del Columbia en 2003, aunque al final se reconsideró esa decisión y se añadió la misión STS-134 a la lista de estas para que el AMS no se quedara en tierra.

De hecho, la misión iba a despegar antes que la STS-133, quedando fuera de secuencia, porque estaba previsto que todo estuviera listo para el lanzamiento antes que esta, pero una modificación de última hora en el diseño del espectrómetro para que pueda estar más años en servicio llevó a retrasarla, con lo que de nuevo los lanzamientos vuelven a estar en orden.

Eso sí, se prevé que el lanzamiento del Endeavour en la misión STS-134 tenga una espectadora de honor, la senadora Gabrielle Giffords.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear