Por @Alvy — 18 de Mayo de 2006

En su libro Blink! (traducido como inteligencia intuitiva) el divulgador Malcolm Gladwell explica una de las características de la mente humana y la percepción que más me han intrigado últimamente. Se trata del efecto denominado «bullet-time» o «dilatación temporal» que muchas personas han experimentado.

Este efecto se produce generalmente cuando una persona está en una situación de peligro. Entonces, todo parece transcurrir «a cámara lenta». Su percepción de los detalles aumenta durante unos momentos y luego vuelve a la normalidad. No está claro cómo funciona este fenómeno pero en el libro se explica que realmente podría tratarse de una modificación en la «velocidad de procesamiento de los sentidos» en situaciones especiales, algo que tendríamos todas las personas incorporado de fábrica. Algo así como samplear más rápido una señal con un ordenador para obtener más detalles y calidad. Obviamente, esto mismo es lo que hace Neo en Matrix en la escena del tejado y los disparos, más conocida precisamente como «efecto bullet-time» (tiempo bala). En MindHacks cuentan algo más sobre esto:

Frontiers of time perception – El programa Frontiers de la BBC ha examinado las psicología y neurociencia de la percepción del tiempo [también en Real Audio, aunque no funciona porque creo que sólo es descargable desde Reino Unido] y explica cómo el sentido del tiempo puede verse modificado cuando estamos en situaciones estresantes. En el programa se habla con el psicólogo David Eagleman que ha llevado a cabo experimentos con gente haciendo saltos SCAD, que son saltos en caída libre sobre una red desde una grúa de 50 metros. Le pidió a los participantes que intentaran juzgar el tiempo durante el salto para ver si la situación de estrés altera genuinamente la percepción del tiempo de la gente, en un intendo de comprender si las cosas realmente van «a cámara lenta» en situaciones de emergencia.

Cuando la vida de una persona está en peligro, puede darse este fenómeno de «dilatación del tiempo». Durante un accidente de coche, por ejemplo, el tiempo parece ir mucho más despacio o incluso detenerse. En estos casos, el reloj interno del cuerpo se acelera cuando se avecina una catástrofe, de modo que puede procesar información más deprisa y funcionar de forma más efectiva durante una emergencia. Se cree que este mismo fenómeno lo aprovechan de forma activa los deportistas de élite cuando alcanzan un punto de muy alta concentración mental.
Este fenómeno es realmente curioso y casi todo el mundo lo ha experimentado alguna vez. Pero por todo lo que he leído sigue sin estar claro si es «real» o percibido, si la velocidad de procesamiento es igual para todas las personas (podría ser curioso que la percepción del mundo fuera muy distinta de unos a otros) y también hasta qué punto puede invocarse voluntariamente para hacer cosas útiles, como parecen hacer los deportistas de élite.

(Vía Mind Hacks.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear