Por @Alvy — 23 de Febrero de 2007

A traves del O'Reilly Radar llegué a una página de la que habíamos hablado alguna vez por aquí, que ilustra una buena forma de ver una clásica paradoja. Casi todos los números tienen algo de especial: el único primo par (2), el número de colores suficiente para colorear un mapa (4), el número perfecto más pequeño (6), el primero que tiene diez divisores (48), etcétera.

El primer número de la impresionante lista de Erich Friedman que no parece tener nada de «especial» o «interesante» es el 226 (la lista incluye desde el 0 al 9999). Por tanto, alguien podría añadir ese número a la lista como:

    226: Es el primer número que no tiene nada de especial.
Lo cual parece ciertamente «especial» en sí mismo. Volviendo a revisar entonces la lista resultante de números especiales, aparecería entonces otro número mayor que aparentemente tampoco tendría nada de interesante… Lo cual le convertiría en «especial» en sí mismo. Y así sucesivamente.

Se puede leer algo más sobre esto en inglés en el artículo de Wikipedia Interesting Number Paradox.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear