Por @Wicho — 28 de Enero de 2014

Autorretrato de Oppportunity en enero de 2014
Autorretrato de Opportunity en enero de 2014

Hace años que su rueda frontal derecha dejó de funcionar, por lo que desde entonces tiene que moverse por Marte marcha atrás.

Su brazo robot muestra síntomas de artritis, por lo que también hace tiempo que no se puede recoger del todo, con lo que además de rodar hacia atrás tiene que hacerlo con el brazo medio estirado.

Dos de sus detectores de minerales ya no funcionan.

Ha tenido algunos problemas de memoria.

Está cubierto de polvo, como se puede ver en la foto de ahí arriba, en especial sus paneles solares, de los que depende para obtener energía, por lo que estos distan mucho de poder operar al 100 %.

Opportunity en diciembre de 2004
PIA07372: Opportunity Self-Portrait, Sols 322-323:Opportunity en diciembre de 2004, cuando llevaba menos de un año sobre la superficie de Marte

Pero a pesar de todo, nadie puede echarle nada en cara a Opportunity y a su equipo, pues si bien la misión estaba diseñada originalmente para durar 90 días el pasado 25 de enero de 2014 este rover celebraba, aún en funcionamiento, los diez años de su llegada a Marte.

Primeros momentos de Opportunity en Marte
Primeros momentos de Opportunity en Marte, aún dentro del módulo de descenso

Durante todo este tiempo Opportunity ha recorrido 38,73 kilómetros, lo que a 23 de enero de 2014 le hace poseedor del récord de distancia recorrida sobre la superficie de otro mundo, y ha llevado a cabo numerosos descubrimientos, en especial al confirmar una y otra vez que las evidencias apuntan a que Marte en el pasado fue mucho más caliente y que sobre su superficie existió abundante agua en estado líquido, aunque demasiado ácida para que en ella vivieran organismos como los que conocemos en la Tierra.

Pero en 2013 también descubrió arcillas cuya composición permitiría que en ellas vivieran algunos tipos de microbios como los que hay en la Tierra, y más recientemente encontró también pruebas de que en Marte también hubo agua con pH neutro en la que sí podría haber vivido algún tipo de organismo.

Arcillas de agua dulce
Arcillas de agua dulce

Todo esto, en cualquier caso, no quiere decir que en Marte haya habido vida en el pasado sino que en algún momento nuestro vecino fue compatible con la vida, al menos tal y como la conocemos.

Durante buena parte de su estancia en Marte, de hecho llegó allí antes que él, Oportunity estuvo acompañado por su rover gemelo, Spirit, que recorrió también un buen número de kilómetros sobre la superficie del planeta antes de quedar atrapado en un banco de arena y no poder obtener la energía suficiente para sobrevivir a su cuarto invierno en Marte; la última comunicación con Spirit tuvo lugar en 2010 y en mayo de 2011 su misión fue dada oficialmente por terminada.

Los dos, junto con el equipo de personas que los manejan, han escrito una de las más grandes historias de la exploración espacial en los últimos años, que nos ha permitido reescribir mucho de lo que sabíamos o creíamos saber sobre Marte, y que Daniel Marín resume con todo lujo de detalles en La odisea de Spirit y Opportunity, los infatigables exploradores marcianos (10 años de los MER).

Desde agosto de 2013 Opportunity vuelve a no estar solo con la llegada de Curiosity a Marte, otro rover de la NASA que con un poco de suerte durará también bastantes años.

  • Roving Mars, un libro sobre la concepción y lanzamiento de la misión escrito por Steven Squyres, su investigador principal.
Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear