Por @Wicho — 21 de Julio de 2015

La New Horizons en Eyes on the solar system
La New Horizons en Eyes on the solar system

Una semana después de su sobrevuelo de Plutón la sonda New Horizons se encuentra ya a más de ocho millones de kilómetros de este, rumbo al cinturón de Kuiper.

Desde el día 19 los instrumentos de a bordo, salvo la cámara Lorri, no están capturando nuevos datos, y Lorri terminará su campaña de observaciones el próximo 30 de julio cuando tome las últimas imágenes de Plutón y su sistema.

Luego queda que la New Horizons termine de transmitir a tierra todos los datos que ha adquirido, algo que le llevará casi hasta finales de 2016, y en ese momento habrá terminado la misión principal de la sonda.

Pero casi con toda seguridad no habrá terminado ahí su carrera.

Aprovechando el combustible que queda a bordo el equipo de la misión está considerando modificar su trayectoria para que pase por las proximidades de algún objeto del cinturón de Kuiper para estudiarlo.

Los candidatos son 2014 MU69 o de 2014 PN70, identificados gracias a una búsqueda llevada a cabo usando el telescopio espacial Hubble.

El candidato preferido parece ser en estos momentos 2014 MU69, aunque la decisión final no se tomará probablemente hasta agosto de 2015.

Con esto el equipo de la misión preparará una propuesta para una misión extendida cuya aprobación dependerá fundamentalmente de que la NASA consiga financiación para ella.

Si se le da el visto bueno a la misión extendida el encuentro con 2014 MU69 tendría lugar en enero de 2019; si el escogido es 2014 PN70 el encuentro sería en marzo de ese mismo año.

Mientras tanto, una vez terminada la transmisión de datos de Plutón y su sistema, la New Horizons será puesta en hibernación.

Más allá de esto, la New Horizons podría seguir funcionando más o menos hasta 2026, que es cuando esté previsto que la energía que produce su generador termoeléctrico de radioisótopos ya no sea suficiente, además de que estará tan lejos de la Tierra que será prácticamente imposible mantener la comunicación con ella.

A partir de ahí, parafraseando a Alfred Bester, las estrellas, su destino.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear