Por @Wicho — 10 de Noviembre de 2013

Nueve en la EEI
Nueve en la EEI: en la primera fila, de izquierda a derecha, Karen Nyberg, Fyodor Yurchikhin, y Luca Parmitano; en la del medio Michael Hopkins, Oleg Kotov ,y Sergey Ryazanskiy; detrás del todo Rick Mastracchio, Koichi Wakata, y Mikhail Tyurin, los recién llegados

Con la llegada de Mikhail Tyurin, Richard Mastracchio, y Koichi Wakata a la Estación Espacial Internacional a bordo de la Soyuz TMA-11M el pasado miércoles la tripulación de esta aumentó hasta nueve astronautas, cuando lo habitual son seis.

Para los sistemas de soporte vital no supone mayor problema, todo lo más habría que cambiar alguno de sus filtros antes, que podrían ser enviados a bordo también con el extra de provisiones que serían necesarias si la situación fuera a durar mucho tiempo.

En cualquier caso, esta situación sólo duró unos días, ya que esta misma noche Fyodor Yurchikhin, Karen Nyberg y Luca Parmitano vuelven a tierra a bordo de la Soyuz TMA-09M, trayéndose de vuelta la antorcha olímpica de Sochi 2014.

Pero lo de tener nueve tripulantes a bordo sí que era un problema de cara a encontrar donde dormir, ya que la EEI sólo dispone de seis camarotes, que tampoco es que sean muy grandes como explicaba Scott Kelly en este vídeo.

Cuatro de los camarotes están en el módulo Harmony
Cuatro de los camarotes están en el módulo Harmony

Uno de los camarotes de Zvezdá
Yury Usachev en uno de los dos camarotes del módulo Zvezdá

Así que, tal y como comenta Luca Parmitano al principio de esta rueda de prensa, tuvieron que buscar una solución para eso, y lo que decidieron fue que los que ya estaban a bordo conservaran sus sitios hasta que quedaran libres los tres camarotes que dejarán libres Yurchikhin, Nyberg y Parmitano.

Con lo que Tyurin, Mastracchio y Wakata se buscaron la vida y «acamparon» en otros módulos de la Estación, algo que sin duda es mejor que intentar dormir los tres en el reducido espacio de una Soyuz.

En otro orden de cosas, los nueve también tuvieron que revisar los procedimientos de emergencia a bordo de la EEI, ya que están diseñados para seis y había que tener todo listo por si acaso mientras estuvieran los nueve a bordo.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear