Por @Wicho — 30 de Abril de 2018

Ya hace algún tiempo que se vienen haciendo pruebas en las que se usan datos obtenidos por satélite para intentar dar alertas tempranas de la aparición de epidemias. Por supuesto ningún satélite puede detectar los bichos que las causan, pero sí parece ser posible utilizar datos como la cantidad de lluvia caída, la humedad del suelo, la temperatura y otros similares y relacionarlos con las condiciones que puedan facilitar el crecimiento de virus, bacterias o parásitos.

El premio, de 5 millones de euros, se otorgará al «desarrollo de un sistema prototipo de alerta temprana escalable, fiable y rentable que utilice datos de observación de la Tierra y otros tipos de datos geolocalizados para pronosticar y vigilar los brotes de enfermedades transmitidas por vectores como el paludismo, el zika, el dengue o la fiebre amarilla.»

La idea es que proporcione los avisos con la suficiente antelación como para que se puedan tomar medidas de mitigación o por lo menos para que los sistemas sanitarios estén sobre aviso y tengan preparados los recursos necesarios.

Dan por hecho que usará datos del programa Copérnico y de EGNOS, así como datos epidemiológicos y otros tipos de datos geolocalizados, como por ejemplo datos socioeconómicos. Además, la información sobre el clima podría utilizarse para vigilar y predecir la distribución y las tendencias a largo plazo.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear