Por @Alvy — 21 de Enero de 2015

Los átomos son tan pequeños, tan pequeños, que en en el ancho de un cabello humano caben unos 500.000 átomos de carbono.

Decían que si hubiera que transmitir una sola idea sobre nuestro universo a una generación futura en la que se hubieran perdido todos los conocimientos de la civilización lo más adecuado sería esto:

Todo está compuesto de átomos.

Esta animación de Kurzgesagt titulada ¿Cuán pequeño es un átomo? proporciona no solo muy buenos datos sobre cómo imaginar su tamaño, sino también sobre de qué están compuestos y cómo se organizan las diferentes partículas subatómicas y las fuerzas que las gobiernan. Es divertido pensar, por ejemplo, que cuando estás sentado en una silla realidad tus partículas atómicas no «tocan» las de la silla, sino que son repelidos por las fuerzas subatómicas. Y lo mismo sucede con el suelo.

Tal vez te sorprenda descubrir que además de ser muy, muy pequeños el 99,9999999999999 por ciento del volumen de los átomos es espacio vacío o, más exactamente, «fluctuaciones cuánticas». De hecho, si le das una vuelta a esta idea entenderás por qué «no somos nada» es sobrecogedoramente cierto: la mayor parte de ti está «hueca».

Cada ser humano tiene unos 7 × 1027 átomos (eso es un 7 seguido de 27 ceros). Se suele decir medio en serio medio en broma que alguien que se dedique a la física es el medio que tienen los átomos para pensar en los átomos.

En todo el universo visible se debe haber unos 1080 átomos en total, átomo arriba, átomo abajo, según han calculado los físicos.

Además de cultivar el cerebro con esta animación puedes probar a hacer un nanoviaje por el mundo atómico. descarta la idea de que un átomo es como un sistema solar en miniatura, porque no lo es. Hay quien ha publicado también vídeos con la idea de mostrar cómo se ve un átomo que pueden ayudarte a ello e incluso hay otras ideas curiosas sobre la utilización de «átomos de colores».

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear