Por Nacho Palou — 9 de Diciembre de 2009

Ver vídeo: NASA Ames' Vertical Motion Simulator in action
NASA Ames' Vertical Motion Simulator in action [~4 min.]

El Vertical Motion Simulator (VMS) de la NASA es, desde 1980, el simulador de vuelo más grande de su clase. O lo que es lo mismo, el juguete más codiciado por aquellos que sueñan con ser pilotos o astronautas.

Se puede programar para que reproduzca el comportamiento de casi cualquier tipo de aeronave, exista o no, incluyendo aviones comerciales, de combate, helicópteros, lanzaderas espaciales o futuras naves suborbitales.

Actualmente dedica mucho de su tiempo a simular el funcionamiento del Altair, el módulo lunar del programa Constellation que debería devolver al hombre a la luna hacia 2020.

El aterrizaje sobre la superficie de la luna con el módulo Altair, aún simulado, no parece ser una tarea fácil: el piloto (el Altari tiene capacidad para cuatro astronautas) debe posarlo sobre la luna con total precisión, no más de tres metros del punto previsto.

Para afinar al máximo, el piloto contará con toda la asistencia tecnológica que la NASA sea capaz de desarrollar, pero en última instancia dependerá de su pericia. Una de las necesidades más imperiosas en este tipo de misión es reducir al máximo el peso de la nave que debe llegar a la Luna, y por tanto el número y tamaño de los propulsores de control y planeo, así como el combustible necesario. Cuánto pueden reducir estos elementos es algo que aprenderán con el VMS.

(Vía CNET News.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear