Por @Wicho — 2 de Septiembre de 2015

Tras un lanzamiento perfecto por parte de un cohete Soyuz FG la cápsula tripulada Soyuz TMA-18M está en órbita con Sergey Volkov, Andreas Mogensen, y Aidyn Aimbetov a bordo, rumbo a la Estación Espacial Internacional.

Se trata del décimo lanzamiento de un cohete Soyuz en lo que va de año, y del lanzamiento número 500 desde la Rampa de Gagarin, la misma en la que empezó la era espacial.

Es la tercera misión en la carrera de Volkov y la primera tanto para Mogensen como para Aimbetov. Pero Mogensen, miembro del cuerpo de astronautas de la Agencia Espacial Europea, es además el primer danés en salir al espacio; como decía Andreas Gerst, será el primer danés en ver todo su país entero si las nubes colaboran.

Para Mogensen y Aimbetov será, de todos modos, una misión mucho más corta de lo habitual por la necesidad de intercambiar cápsulas Soyuz para Mikhail Kornienko y Scott Kelly, los participantes en la misión de un año a la EEI.

Así, los dos volverán a Tierra el próximo 11 de septiembre junto con Gennady Padalka en la Soyuz TMA-16M, una cápsula que está a punto de alcanzar el máximo tiempo de permanencia en el espacio para la que está certificada y en la que llegaron Kornienko y Kelly a la Estación en marzo de 2015.

Pero además, debido a una reciente maniobra de ajuste de la órbita de la Estación, en lugar de la trayectoria rápida de seis horas a la EEI que se viene usando habitualmente desde 2013 la TMA-18M usará una trayectoria de 34 órbitas que le tomará dos días, por lo que no llegarán allí hasta el viernes 4 de septiembre.

Esto acorta en un par de días la misión de Mogensen, bautizada como Iriss, un nombre que combina los de Iris, la diosa griega mensajera de los dioses del Olimpo y la personificación del arcoíris, quien representa el vínculo entre la humanidad y el cosmos, entre los cielos y la Tierra, y el de la Estación en inglés, ISS.

Debido a la corta duración de su misión Mogensen ya estaba exento tanto de realizar tareas de mantenimiento a bordo de la Estación y de los 90 minutos de ejercicio diarios obligatorios para los astronautas que permanecen más tiempo a bordo de la Estación, además de tener programadas jornadas de trabajo de nueve horas y media, pero aún así algunos de los experimentos programados tendrán que quedar para otra ocasión.

Mogensen trabajará fundamentalmente desde el laboratorio Columbus de la Agencia Espacial Europea, donde tiene programados experimentos para controlar un robot en tierra –igual que algún día harán nuestros astronautas en órbita alrededor de otro planeta– y experimentos sobre fisiología humana en los que él mismo hará de conejillo de indias, así como experimentos sobre medioambiente y ecosistemas.

Centaur
Centaur a escala con un ser humano
Interact Centaur es el robot que controlará Mogensen desde la Estación

Además, se lleva con él 20 minifigs de Lego que serán utilizados como premios en distintas actividades educativas futuras de la Agencia Espacial Europea.

Está en Twitter como @Astro_Andreas, y la etiqueta de su misión es #iriss.

Cuando la TMA-18M llegue a la Estación habrá nueve tripulantes a bordo, algo que no sucede desde noviembre de 2013; cinco de ellos están en Twitter: Kjell Lindgren, Scott Kelly, Sergey Volkov, Kimiya Yui, y el mismo Andreas Mogensen. Los puedes seguir en la lista En el espacio.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear