Por @Alvy — 1 de Octubre de 2016

Mucho se ha escrito sobre la naturaleza del paso del tiempo, esa «dirección» o «flecha del tiempo», algo que no está apenas presente en las ecuaciones de la física, como si el hecho de que las cosas sucedieran «hacia el futuro» o «hacia el pasado» diera un poco igual.

Y en cierto modo es así, aunque hay diferencias entre el mundo microscópico y el macroscópico. Todo esto ha dado lugar también a todo tipo de disquisiciones filosóficas sobre si el tiempo es algo «real» o simplemente una percepción de la estructura fundamental del universo que de algún modo tenemos los seres vivos.

Tal y como explica en estupendo vídeo MinutoDeFísica lo cierto es que sí hay una ecuación en la que la dirección del tiempo está muy presente y es altamente relevante: la segunda ley de la termodinámica:

La cantidad de entropía del universo tiende a incrementarse en el tiempo.

Aquí la referencia a la entropía («desorden») se acompaña de «en el tiempo» refiriéndose a «en el paso del tiempo (hacia adelante)». Si el tiempo se invirtiera, como si viéramos una película al revés, la entropía se iría reduciendo, algo que sabemos que no sucede en nuestra experiencia cotidiana y experimentos de laboratorio.

Hay todo tipo de planteamientos curiosos al respecto, como que el hecho de que aunque es altamente improbable que un huevo roto caído al suelo se recompusiera mágicamente y subiera hasta nuestra mano, esto no es algo «prohibido» por las leyes de la física, así que de algún modo sería algo que podría suceder – aunque no es algo que vayamos a ver. (Que sucediera requeriría que la energía liberada en el choque se ordenara para mover los trozos del huevo, sus moléculas volvieran a unirse y que luego toda esa energía aplicada impulsara al huevo en contra de la atracción de la gravedad).

El vídeo también explica cómo ese hecho de que la flecha del tiempo sea la que es –debido a que en el Big Bang la entropía era muy baja y siempre ha ido aumentando– implica un triste y frío final para nuestro universo, dentro de 10100 años más o menos. Por suerte dentro de 1038 años solo quedarán agujeros negros (y habremos desaparecido todos antes, junto con estrellas, galaxias y nuestras hipotecas) así que será un espectáculo bastante aburrido de ver.

Respecto al tiempo y todo lo aquí comentado es también son interesantes los artículo de la NPR: Now — And The Physics Of Time hablando del efímero y elusivo concepto del ahora y The Arrow Of Time: Why Do We Remember The Past But Not The Future? en el International Business Times.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear