Por Nacho Palou — 19 de Junio de 2017

Durante casi cinco años el rover Curiosity ha estado explorando el fondo del cráter Gale, en Marte. Pero si retrocediéramos atrás en el tiempo lo suficiente no sería posible explorar el cráter Gale con un rover, haría falta un submarino. En el pasado no fue el cráter Gale sino el lago Gale. Los científicos creen que allí hubo un antiguo mar durante unos 700 millones de años hace entre 3800 y 3100 millones de años.

En un estudio publicado en la revista Science los investigadores exponen lo qué Curiosity les ha enseñado acerca de las rocas del cráter Gale, para reconstruir la historia del antiguo lago. Los resultados sugieren que el lago tuvo dos capas diferentes, cada una con su propia química. Y durante esos 700 millones de años las condiciones de lago probablemente habrían sustentado vida si es que se llegó a desarrollar en Marte.

Su hubo vida habrá fósiles en la roca sedimentaria. El problema, explica Hank Green, es que para desenterrarlos habría que excavar varios kilómetros desde la superficie del fondo del cráter, “una tarea que le viene grande a un rover del tamaño de un utilitario.” Pero si hubo allí estarán.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear