Por @Alvy — 29 de Abril de 2015

Inspirados por este antiguo vídeo se han realizado diversas comprobaciones de la técnica del «rebote de las pilas», incluyendo este vídeo que han publicado en Chemistry World UK de la Royal Society of Chemistry, donde se puede apreciar mejor el efecto: las pilas cargadas rebotan menos que las descargadas (los números indican el porcentaje de carga).

Hacer la prueba en casa es muy fácil, aunque si simplemente las lanzas en vertical sobre la mesa muchas veces pierden el equilibrio y no puedes fiarte del todo. Pero incluso eso es una pequeña «prueba»: las pilas cargadas tienden a tener el centro de gravedad más bajo, por lo que mantienen mejor el equilibrio a la hora de rebotar. Así que las que caigan o reboten poco… ya puedes cargarlas o reciclarlas.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear