Por @Alvy — 12 de Agosto de 2013

Aquí puede verse cómo crear nitrógeno sólido a partir de nitrógeno líquido. La cuestión es ¿cómo enfrías algo qua ya está tan sumamente frío?

El truco es usar una curiosa propiedad de estos elementos: a medida que se hace disminuir la presión sobre un líquido llega un punto en el que se evapora. En el vídeo puede verse una primera demostración con agua, a la que le sucede lo mismo si la presión es lo suficientemente baja. Curiosamente esto hace que el agua líquida restante se enfríe – una curiosa paradoja consistente en algo así como enfriar agua evaporándola.

Aquí se hace algo parecido empezando con nitrógeno líquido, que al bajar la presión comienza a evaporarse a unos -210 °C.
Los efectos a partir de 03:20 son especialmente divertidos. Aunque el «humo» resultante se parece al que se utiliza en espectáculos, discotecas y túneles del viento en realidad las máquinas de humo y niebla emplean glicerina que resulta más simple para trabajar con ella.

Recordatorio: el 78 por ciento de lo que respiras es nitrógeno, tan solo el 21 por ciento es oxígeno.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear