Por Nacho Palou — 31 de Marzo de 2015

En The Washington Post, When it comes to putting out fire, GMU students show it’s all about that bass,

Las ondas sonoras crean ondas de presión en el aire que desplazan parte del oxígeno. A la frecuencia correcta las ondas de sonido separan el oxígeno del combustible y los mantiene separados lo suficiente como para que las llamas se extingan.

Básicamente el extintor desarrollado por los estudiantes Viet Tran y Seth Robertson consiste en un generador de frecuencias y un amplificador con un subwoofer colocado en el extremo de un cilindro de cartón que tiene un agujero en el extremo opuesto, de modo que concentra las ondas de sonido. Basta con dirigir el altavoz hacia las llamas para que estas desaparezcan casi al instante.

El extintor por sonidos no utiliza polvo ni gases ni espuma ni agua, por lo que no causa daños colaterales, no deja residuos y no es tóxico.

Eso sí, todavía queda por conocer cuál es su capacidad según el tamaño y el tipo de fuego que haya que apagar. «Uno de los problemas de las ondas de sonido es que aunque extingan las llamas no enfría el combustible, lo que puede provocar que el fuego se reactive» por ejemplo en casos de fuego con combustible sólido como la madera o el metal.

El vídeo es vía Time.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear