Por @Wicho — 8 de Mayo de 2015

Impresión artística de la reentrada
Impresión artística de la reentrada vía Spaceflight 101 - Imagen: AGI

Según el Comando Estratégico de los Estados Unidos la cápsula de carga Progress M-27M, que llevaba fuera de control desde su fallido lanzamiento del pasado 28 de abril, reentró en la atmósfera terrestre a las 2:20 UTC del 8 de mayo de 2015.

Según se puede leer en Reentry confirmed – Update on Progress M-27M reentry la reentrada se produjo al oeste de la costa de Chile, con lo que cualquier resto que haya podido sobrevivir a la reentrada estará ahora en el fondo del mar, a no demasiada distancia del cementerio de naves espaciales del Pacífico sur, considerando que podían haber caído en casi cualquier lugar del planeta.

Órbita final de la M-27M
Órbita final de la Progress M-27M - Itzalpean

Nos llena de orgullo y satisfacción comprobar que @itzalpean, quien nos ha estado echando una mano con todo este asunto de la reentrada de la M-27M, lo ha clavado: su previsión eran las 2:17 UTC… Aunque él insiste en que ha tenido suerte.

Ahora queda averiguar por qué falló la misión, lo que podría tener un impacto en el lanzamiento de la Soyuz TMA-17M, previsto para el próximo 26 de mayo, que debía llevar a Oleg Kononenko, Kimiya Yui y Kjell N. Lindgren a la Estación Espacial Internacional.

Mientras no se pueda determinar qué falló y si esto puede tener algún impacto en el lanzamiento de la TMA-17M lo más probable es que este se posponga.

En cuanto a la pérdida de los suministros que llevaba a bordo la M-27M, la situación no es crítica ni mucho menos, pues hay reservas a bordo de la EEI; el material perdido será suplido con próximos lanzamientos de cápsulas de carga Dragon y H-II japonesas.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear


Economía Digital Netflix sabe más de ti de lo que crees Netflix sabe más de ti de lo que crees La app que evita el despilfarro de alimentos Facebook producirá series para competir con Netflix y Amazon El turismo sí puede ser sostenible La letra pequeña del fin del roaming puede amargar las vacaciones