Por @Alvy — 9 de Diciembre de 2016

Según cuenta la televisión china CCTV un equipo de científicos e ingenieros de la Academia China de Ingeniería lleva tiempo trabajando con una bio-impresora 3D para crear vasos sanguíneos artificiales. De momento algunas de estas creaciones artificiales se han implantado a 30 monos Rhesus y tras las cirugías han comprobado que funcionan igual que los naturales.

Este logro no se refiere únicamente a poder imprimir un vaso sanguíneo, sino a cómo suministrar células vasculares y sustancias bioactivas a través de un canal sanguíneo artificial. Esta tecnología podría aplicarse para imprimir un hígado, unos riñones y otros órganos. Ese es su verdadero valor.

Para las pruebas eligieron la aorta abdominal de los pequeños monos; tras las cirugías se observó que funcionaban bien. Según cuentan al cabo de unos 5 días se desarrollan el endodermo y los músculos alrededor de la aorta-3D implantada. Y a las cuatro semanas ya se ha desarrollado todo el tejido celular.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear