Por @Wicho — 13 de Septiembre de 2008

Aunque será el Discovery el transbordador que lleve a cabo la cuarta misión de mantenimiento al telescopio espacial Hubble las normas de la NASA exigen que para esta misión esté listo para su lanzamiento un segundo transbordador en caso de que el Discovery resultara dañado durante el despegue y hubiera que realizar una misión de rescate.

Esto es así porque si bien durante una misión a la Estación Espacial Internacional esta podría servir de refugio a la tripulación de un transbordador mientras se prepara y lanza esa misión de rescate, en el caso de la misión al Hubble, y por la órbita que ocupa este, sería imposible usar la ISS como refugio, y ni el Discovery ni ningún otro transbordador tienen la autonomía suficiente como para que diera tiempo a preparar una misión de rescate partiendo de cero en caso de ser necesaria.

Para eso esta misma semana el Endeavour fue trasladado de la Orbiter Processing Facility al Vehicle Assembly Building, donde ya está unido a su tanque principal de combustible y sus cohetes de combustible sólido, y se espera que el jueves 18 de septiembre sea trasladado a la plataforma de lanzamiento 39B: NASA'S Space Shuttle Endeavour To Move To Launch Pad Sept. 18.

Ensamblado del Endeavour - NASA/Kim Shiflett
Ensamblado del Endeavour - NASA/Kim Shiflett [JPEG original 2008×3000 pixeles, 4,9 MB]

Si todo va como todo el mundo espera y no hay que lanzarlo en una misión de rescate el Endeavour permanecerá ya en la plataforma 39B hasta que sea lanzado en la misión STS-126 a la Estación Espacial Internacional, pero en caso de tener que ir al rescate de la tripulación del Discovery su lanzamiento en la misión STS-400 se produciría 10 días después de recibir la orden de lanzamiento, lo que aún deja un margen sobre los 23 días de autonomía máxima del Discovery.

Durante la misión de rescate el Endeavour y el Discovery se acoplarían mediante sus brazos robot, se tendería un cabo entre ambas naves, y a lo largo de tres paseos espaciales la tripulación del Discovery pasaría al Endeavour, que volvería a tierra con los 11 astronautas a bordo.

Después de eso la NASA podría intentar traer el Discovery de vuelta a casa pilotándolo por control remoto o bien lo destruiría mediante una reentrada controlada en la atmósfera sobre el Pacífico, con la zona de impacto de los restos al norte de Hawai.

Esto, de todos modos, pondría probablemente fin al programa de los transbordadores espaciales, ya que a duras penas sería posible seguir adelante con sólo dos transbordadores operativos.

La fecha de lanzamiento de la misión STS-125, por cierto, ha sido recientemente retrasada del 8 al 10 de octubre a causa de los retrasos provocados por el mal tiempo que están sufriendo en la zona recientemente; la de la misión STS-126 ha sido también retrasada dos días, con lo que despegará el 12 de noviembre en lugar del 10.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear