Por @Alvy — 16 de Diciembre de 2014

Los seres vivos evitan caer en el desorden y el equilibrio.

– Erwin Schrödinger

Wait But Why ha preparado esta animación documental (perfectamente subtitulada en castellano) en la que se adentran en algunas cuestiones sobre qué es la vida e incluso se plantean revisar si la muerte es algo real, teniendo en cuenta que seres que podrían considerarse «muertos» a veces reviven y recuperan su actividad natural (ej. los virus).

Y es que todo es un poco un problema de definiciones: dado que es difícil definir con exactitud lo que es la vida, lo mismo sucede con la muerte y con la delgada línea que separa a ambas. Algo que hace a los autores preguntarse cuán diferentes somos de un pato, una célula o una piedra, pues si se razona paso-a-paso las diferencias no son tantas como parecen.

Suele aceptarse que la vida dedica la energía a revertir la entropía. En otras palabras: los seres vivos usamos la energía para «ordenar» nuestro cuerpo y nuestro entorno en algo – algo en cierto modo antinatural en un universo que busca el equilibrio y tiende al desorden.

Por otro lado una célula individual suele considerarse viva: nace, consume energía, puede mantenerse aislada, interactúa con su entorno, crece, se reproduce, evoluciona… Pero hete aquí la gran paradoja: ninguno de los componentes que hacen que la célula sea lo que es puede considerase vivo en sí mismo; esos componentes podrían considerarse «piezas muertas» del mismo modo que un tornillo, el motor o el manual de un coche no son un coche. La vida, según explican, sería como «un coche que va reconstruyendo sus piezas constantemente mientras circula a 100 km/h, con materiales que va recogiendo por la calle».

También ronda por ahí el curioso aspecto de considerar a la vida como información, más específicamente la contenida en el ADN. Esto explicaría algunas cosas y complicaría otras. Por ejemplo, permite repensar qué es la inteligencia artificial que en estos tiempos estamos casi a punto de crear.

El vídeo acaba con otra serie de planteamientos más universales y preguntas, muchas preguntas. Y eso es lo que hace que sea tan interesante: que no solo aprendes cosas sino que al terminar te estarás cuestionando más cosas que cuando empezaste a verlo.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear