Por @Wicho — 5 de Octubre de 2015

Instalando los calorímetros de Atlas

Atlas en diciembre de 2007
Un par de imágenes del detector Atlas dan idea de su tamaño, en especial cuando consigues ver las personas para hacerte una idea de la escala – ATLAS Experiment © 2014 CERN

El Gran Colisionador de Hadrones del CERN es probablemente el instrumento científico más complejo que jamás hayamos construido; probablemente no sea exagerado decir que sea la máquina más compleja que jamás hayamos construido.

Unas cuantas cifras acerca del experimento Atlas, uno de los cuatro instrumentos principales del LHC, dan una idea de cuan compleja ha sido su construcción:

  • 25 metros de diámetro, 46 de largo, 7000 toneladas de peso.
  • Para la construcción de la caverna que lo contiene hubo que extraer 300 000 toneladas de roca.
  • La ingeniería civil empezó en 1997, la infraestructura, con 3000 kilómetros de cables, y los detectores internos del Atlas se empezaron a instalar en 2003; los primeros datos de física se produjeron en 2010.
  • La construcción de los detectores, lo que incluye su diseño, construcción, y pruebas, llevó unos 20 años.
  • 3000 PCs analizan los datos que produce Atlas en tiempo real y el análisis detallado se produce con unos 100 000 PCs distribuidos por todo el mundo.

Pero toda esta complejidad está dando sus frutos, pues el LHC ya nos ha permitido acercarnos a la solución de uno de los grandes misterios de la ciencia, que es el por qué de que las cosas tengan peso, con el descubrimiento del bosón de Higgs.

Fuente: Mar Capeáns, líder del Grupo de Tecnología de Detectores del CERN, y José Miguel Jiménez, director del Departamento de Tecnología del CERN, en su charla en al Muncyt.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear