Por Nacho Palou — 15 de Febrero de 2017

El vídeo capta diversos impactos de meteoritos contra la superficie de la Luna “y otros eventos” detectados desde el Automated Lunar and Meteor Observatory (Alamo). El Alamo emplea telescopios terrestres para observar zonas parciales del satélite con el fin de “determinar la cadencia y el tamaño de los meteoroides que chocan contra la superficie lunar.”

Los meteoroides tienen masas que van desde unas pocas décimas de gramos hasta unos pocos kilogramos, pero no tienen suficiente tamaño como para considerarse asteroides. Son el mismo tipo de objetos que, al alcanzar la Tierra, se queman en la atmósfera produciendo las estrellas fugaces en el cielo nocturno. En la Luna sin embargo, al no haber atmósfera, esos mismos objetos golpean contra el suelo.

La observación de este fenómeno contra la superficie lunar ayuda a entender su naturaleza y permite determinar su tamaño, difícil de medir de otro modo. También sirve para determinar el riesgo que suponen los meteoroides para las naves espaciales y satélites.

Los pequeños meteoroides se detectan cuando se queman en la atmósfera terrestre en las zonas del cielo que están cubiertas por los radares. Pero los meteoroides más grandes son menos comunes y requieren una superficie de detección más amplia, como la que forma de manera la natural la superficie de la Luna. La Luna proporciona una área de recolección de meteoroides de millones de kilómetros cuadrados visibles desde la Tierra.

A partir de esas observaciones se sabe, por ejemplo, que de promedio la Tierra recibe unas 33 toneladas meteoroides cada día, la mayoría de los cuales se queman en la atmósfera.

En el vídeo cada impacto dura una fracción de segundo porque está grabado en tiempo real: hasta la más lenta de esas rocas recorre 20 km por segundo (72.000 km/h) y la más veloz que se ha observado llegó a los 72 km por segundo (257.000 km/h). A esa velocidad hasta la roca más pequeña acumula una gran cantidad de energía: un meteoroide de 5 Kg de masa puede abrir en la Luna un cráter de 9 metros y levantar 75 toneladas de materiales del suelo.

Fuente: Lunar Impact Monitoring.

Relacionados,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear