Por @Wicho — 7 de Septiembre de 2015

Salvo los Lunojod soviéticos todos los rovers y aterrizadores que hemos colocado sobre la superficie de otros astros han funcionado o bien de forma autónoma o bien preprogramados para realizar una serie de tareas cada día.

El principal motivo para esto es que aún viajando a la velocidad de la luz las señales de radio para controlarlos tardan un segundo en llegar a la Luna y minutos, o incluso horas, en llegar a otros planetas, asteroides, y cometas, así que no es posible hacer un control el tiempo real.

Pero algún día es probable que consigamos colocar un rover en la superficie de un astro al tiempo que algunos astronautas estén en órbita alrededor de este, lo que posibilitaría el control en tiempo real.

Andreas Mogensen va a realizar un experimento al respecto con el rover Interact Centaur que se ve en el vídeo de arriba mientras está en la Estación Espacial Internacional.

Mogensen tendrá el control del rover mediante enlaces de radio que causarán un retardo de aproximadamente un tercio de segundo, y su tarea es dirigirlo a una mesa de pruebas –que tendrá que localizar primero– de la que tendrá que quitar y volver a colocar una pieza metálica.

Pero esta pieza entra y sale muy justo: la tolerancia es de menos de un sexto de milímetro.

Interact Centaur

A Mogensen le ayudará que los brazos del robot tienen una serie de sensores que le transmitirán feedback háptico –táctil– para «sentir» lo que está haciendo.

La prueba está programada para las 10:00 UTC del 7 de septiembre de 2015 y será retransmitida en directo a partir de las 9 UTC.

Será la primera vez que un astronauta intente una tarea como esta.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear