Por @Wicho — 29 de Noviembre de 2013

Las primeras impresiones eran muy malas, pues no sólo el brillo del cometa ISON había ido perdiendo intensidad según se acercaba al Sol, sino que el Solar Dynamics Observatory de la NASA no lograba verlo saliendo por el otro lado.

Así que se le dio por muerto.

Pero en las últimas imágenes captadas por el coronógrafo LASCO C3 del observatorio SOHO se ve claramente que al menos parte del cometa ha sobrevivido a su paso por el perihelio de su órbita y que no sólo está dejando una cola de polvo detrás, sino que además se está formando una cola de gas por efecto del viento solar que sale hacia la izquierda.

ISON a las 7:18 del 29 de noviembre de 2013
ISON a las 7:18 del 29 de noviembre de 2013

Habrá que esperar unas horas o días para ver cómo evoluciona el asunto, pero por ahora tiene toda la pinta que ISON haya perdido buena parte de su núcleo durante su pasada por el perihelio, proceso durante el que incluso puede haber perdido su coma y su cola, como ya le pasó a C/2011 W3 (Lovejoy).

Y Lovejoy en su momento fue todo un espectáculo a pesar de haber quedado casi hecho polvo tras su paso por el perihelio.

Así que aún queda esperanza.

Puedes mantenerte informado en Comet ISON live blog o en mi lista espacio, por donde pasan montones de tuits al respecto.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear