Por @Wicho — 29 de Mayo de 2017

Aunque ya llevaban tiempo preparando el terreno el 26 de mayo de 2017 tuvo lugar la ceremonia de colocación de la primera piedra del Telescopio Europeo Extremadamente Grande o Extremely Large Telescope del Observatorio Europeo Austral.

Esto marca el comienzo de la construcción de la cúpula y estructura del que será telescopio óptico más grande del mundo, cuya primera luz está prevista para 2024; también marca su conexión a la red eléctrica de Chile, país en el que está siendo construido.

Se trata de un telescopio óptico reflector que estudiará el infrarrojo y que utilizará ópticas activas para conseguir que los 798 espejos que forman su espejo principal funcionen como un único espejo de 39 metros de diámetro, aunque también utilizará también ópticas adaptativas para poder conseguir la resolución deseada, que será quince veces mejor que la del Hubble. Para ello el ELT será capaz de modificar la forma del espejo 1.000 veces por segundo según los datos que aporten las guías láser.

El ELT y otros telescopios
El ELT (a la izquierda), el Telescopio de Treinta Metros, el Telescopio Gigante de Magallanes y el Gran Telescopio para Rastreos Sinópticos - ESO

El ELT nos permitirá seguir buscando exoplanetas similares a la Tierra que podrían albergar vida, analizar la naturaleza de la materia y energía oscuras y observar las primeras etapas del Universo, lo que nos permitirá explorar nuestros orígenes.

Y es de esperar que, como cada vez que noe adentramos en territorio inexplorado, nos permita plantearnos nuevas preguntas, ya que como dicen por ahí el momento más interesante para la ciencia no es cuando puedes decir eureka sino cuando un científico se pregunta el por qué de algo que acaba de observar.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear


Economía Digital Netflix sabe más de ti de lo que crees Netflix sabe más de ti de lo que crees La app que evita el despilfarro de alimentos Facebook producirá series para competir con Netflix y Amazon El turismo sí puede ser sostenible La letra pequeña del fin del roaming puede amargar las vacaciones