Por @Wicho — 26 de Septiembre de 2013

El 25 de junio de 1997 los responsables de Roscosmos decidieron llevar a cabo una prueba de atraque manual de una nave Progress de carga en la estación espacial Mir con el objetivo de ver si era posible abaratar el coste de las Progress eliminando el sistema de atraque automático.

Para ello Vasily Tsibliyev tomó los mandos de la Progress M-34 con el panel de control que a tal efecto había en la Mir y usando sólo la imagen que le enviaba una cámara de vídeo montada en esta empezó a pilotarla hacia la estación.

Pero sin radar no tenía ni indicaciones de velocidad ni de posición, y la Mir resultó ser prácticamente imposible de distinguir de las nubes en la imagen que recibía de la Progress.

Antes de que Aleksandr Lazutkin y Michael Foale fueran capaces de tomar la distancia a la Progress usando medidores láser Tsibliyev se dio cuenta de que ya estaba demasiado cerca e intentó frenarla, pero ya era demasiado tarde.

Tampoco pudo esquivar la Mir, así que la Progress chocó primero con uno de los paneles solares del módulo Spektr, luego con un radiador de este, y finalmente contra el módulo propiamente dicho.

Estado del panel solar tras la colisión
Estado del panel solar tras la colisión

Esto desestabilizó la Mir, pero además causó una fuga de aire, unque afortunadamente Lazutkin y Foale pudieron confirmar rápidamente que era el casco del módulo Spektr el que había sido agujereado por culpa del choque.

La única opción que les quedaba salvo la de evacuar la Mir en la cápsula Soyuz que estaba allí atracada era sellar el módulo, para lo que tuvieron que desconectar a toda velocidad un montón de cables que pasaban por la escotilla de esta antes de poder sellarla.

Esto hizo que la Mir quedara sin energía y en una configuración que hizo además que las baterías se agotaran en casi nada de tiempo, con lo que de repente se encontraron con una estación a oscuras que iba dando tumbos por el espacio.

Usando sus conocimientos de física y navegación aérea Foale fue capaz de pasar instrucciones al control de tierra para que activaran en remoto los motores de la Mir para estabilizarla parcialmente, algo que acabaron de hacer Tsibliyev, Lazutkin y Foale con los motores de la Soyuz.

Con la Mir más o menos estabilizada por fin fueron capaz de recuperar la energía eléctrica, pero semanas más tarde, una vez que recibieron el material necesario en otra Progress, fueron necesarios dos paseos espaciales dentro de la Mir para instalar un conector en la compuerta que sellaba el módulo Spektr y un nuevo sistema de control para los paneles solares.

Esto permitió a la Mir volver a producir electricidad aproximadamente a un 70% del nivel anterior al choque, pero el Spektr quedó sellado e inutilizado permanentemente hasta el final de la Mir.

Se ve que los responsables de Roscosmos no fueron a clase el día que explicaron aquello de que los experimentos, en casa y con gaseosa… Aunque lo cierto es que no fue aquel 25 de junio el único día en el que las cosas se pusieron peliagudas en la Mir.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear