Por Nacho Palou — 9 de Junio de 2014

La lámpara del vídeo es un prototipo funcional, al menos en parte, de un dispositivo impreso que se ensambla por sí mismo.

De la impresora sale una lámina con múltiples capas. Una de esas capas está formada de polímeros que al calentarse adoptan la forma tridimensional previamente establecida; otra capa incorpora los circuitos impresos con cobre (o tinta conductiva) y el resto de capas corresponden al cartón y a la espuma que dan consistencia al dispositivo.

La lámpara va conectada a un circuito Arduino que controla el proceso de montaje. Por ahora el LED que proporciona la luz debe soldarse a mano; pero el interruptor es un ejemplo de componente simple que sí forma parte del producto impreso autoensamblado.

Via IEEE Spectrum.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear