Por @Wicho — 26 de Febrero de 2014

Hasta el cohete de Tintín tenía patas

Desde hace años la ciencia ficción propone cohetes capaces de despegar y aterrizar en vertical, a menudo con patas que los estabilicen.

Pero si SpaceX se sale con la suya esto pronto podría dejar de ser ficción.

Despúes de las pruebas realizadas con el Grasshopper, un cohete capaz de despegar y aterrizar en vertical, le han puesto patas al Falcon 9 v1.1 que durante el mes de marzo despegará rumbo a la Estación Espacial Internacional con la tercera cápsula Dragon de carga.

Mamá, mamá, con patas
Foto vía @elonmusk

No pretenden todavía que este Falcon 9 vuelva a base, pero lo que quieren comprobar es que es capaz de despegar correctamente con las patas instaladas y que a la vuelta las despliega antes de hacer un aterrizaje suave en el mar.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear