Por @Alvy — 27 de Abril de 2018

En este vídeo de SciFri se muestra cómo es el «Huracán en una caja» que utiliza el Profesor Brian Haus, un investigador de la Universidad de Miami que estudia los huracanes y tormentas. Se trata de un «laboratorio» en forma de gigantesca piscina cerrada (de unos 22 x 3 metros) a la que llaman cariñosamente «el Macroscopio». Es fácil adivinar por qué.

En ese entorno controlado unos también gigantescos ventiladores azotan el aire y el agua a gran velocidad, con «vientos» que alcanzan los 240 km/h, todo con el objetivo de entender mejor cómo se comportan las aguas del mar y el viento en condiciones extremas – para así poder hacer mejores predicciones meteorológicas.

¡Clic! Ahí va un huracán.

Una de las cuestiones más curiosas que estudian es el coeficiente de arrastre que marca la dinámica del viento y el agua – y que han descubierto que no aumenta linealmente sin fin aparente, sino que tiende a estabilizarse – un poco antes de que los huracanes alcancen la categoría 5 (la más destructiva). Pero pese a esto algunos huracanes llegan a tener categoría 5. ¿Qué es lo que sucede?

Lo que ocurre es que más allá de ese punto los factores tales como las burbujas que se forman en el agua y la forma de las olas definen a otra escala cómo se comportará el mar y qué sucederá con el huracán. Esto lo analizan mediante unas cámaras de alta velocidad especiales que examinan fotograma a fotograma lo que sucede sobre la superficie.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear