Por @Alvy — 17 de Septiembre de 2015

En este vídeo Vi Hart se pierde en los frondosos árboles del infinito intentando encontrar una forma de escribir todos los números, algo que le lleva a elucubrar sobre los infinitos contables, incontables y muchos de esos conceptos que le encantaban a George Cantor.

Los árboles de números sin fin tienen mucho de estructuras fractales, de esas que tanto nos gustan por aquí. Como bola extra por ahí aparece también nuestro amigo el número π con sus infinitos decimales.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear