Por @Wicho — 3 de Septiembre de 2013

Un problema importante con el que se enfrentan los médicos al tratar a sus pacientes es que, al menos según la Organización Mundial de la Salud, la mitad de ellos no siguen el tratamiento de la forma prescrita.

Pero si lo que propone Proteus* Digital Health sale adelante esto podría quedar solucionado, al menos para los medicamentos que se administran por vía oral.

El chip de Proteus y una chincheta a la misma escala
El chip de Proteus y una chincheta a la misma escala

La idea, según se puede leer en The pill that texts the doctor - from inside your body, es meter en cada dosis de estos un chip de menos de un milímetro cuadrado que al entrar en contacto con los ácidos del estómago se activa –igual que cuando le clavas dos electrodos a una patata para producir electricidad– y transmite a un parche que lleva el paciente el tipo de medicamento que acaba de ingerir.

Parche Proteus y tablet
Parche Proteus

Este parche a su vez se puede conectar mediante Internet con un ordenador de control en el hospital o en la consulta del médico, o con una aplicación en un móvil o tablet del paciente, de un familiar que lo cuide, o de un enfermero, que no solo lleve cuenta de las dosis ingeridas sino que sea capaz de hacer saltar una alarma cuando falta una.

Cada chip puede llevar programada información como el tipo de medicamento, la dosis, el momento en el que tenía que ser ingerida, etc.

* Proteus era también el nombre de la nave de Un viaje alucinante, y no, no es casualidad.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear