Por @Wicho — 27 de Mayo de 2008

El domingo por la noche el descenso de la sonda Phoenix de la NASA a la superficie de Marte estaba siendo vigilado por otras tres sondas en órbita para recopilar todos los datos posibles sobre este.

La Mars Odyssey de la NASA actuaba como relé de comunicaciones.

La Mars Express de la Agencia Espacial Europea, por su parte, utilizando la instrumentación originalmente diseñada para comunicarse con la malhadada sonda Beagle, grababa los datos sobre el descenso que enviaba la Phoenix como copia de seguridad y como demostración de la interoperabilidad entre sondas de distintas agencias, tal y como se explica en Mars Express mission controllers ready for NASA Phoenix landing.

Pero la tarea más difícil era sin duda la de la Mars Reconnaissance Orbiter, también de la NASA, que además de escuchar sus señales de radio tenía en encargo de intentar fotografiar el descenso de la Phoenix con su cámara de alta resolución, la High Resolution Imaging Science Experiment, más conocida como HiRISE.

Para ello se colocó a la MRO con una inclinación de 62 grados, cuando normalmente apunta directamente hacia la superficie marciana, se le enviaron los datos de la trayectoria prevista de la Phoenix, los controladores de la misión cruzaron los dedos, y a esperar…

Y hubo suerte, vaya si la hubo.

A pesar de que el equipo de la MRO estimaba que no había más que aproximadamente un 20% de posibilidades de «cazar» a la Phoenix en su descenso ya que la trayectoria podía desviarse por múltiples factores, en especial por variaciones en la densidad de la atmósfera marciana o turbulencias en esta, la Phoenix fue fotografiada a eso de la 1:36 por la MRO, que estaba a una altura de unos 320 kilómetros sobre la superficie de Marte:

Phoenix fotografiada por la MRO - NASA/JPL-Caltech/University of Arizona
Camera On Mars Orbiter Snaps Phoenix During Landing. Con una resolucón de unos 0,76 metros por pixel en esta imagen se aprecia perfectamente como la Phoenix, aún con el escudo térmico cubriendo su parte inferior, cuelga de su paracaídas de descenso con la superficie de Marte como fondo, e incluso se distinguen sin problemas las cuerdas del paracaídas. NASA/JPL-Caltech/University of Arizona

Es la primera vez que una nave espacial fotografía a otra en su fase final de descenso sobre un planeta distinto a la Tierra; el equipo de la HiRISE lo cuenta emocionadísimo en Parachute! Impresionante.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear