Logo Lainformacion.com
< Google Earth, versión Jack Bauer
“Soy adicto a Internet” >

Características inusuales pero «obvias» del universo en que vivimos (o no tanto)

El principio antrópico cosmológico viene a decir, en su versión simplificada, que

El mundo es necesariamente como es porque hay seres humanos que se preguntan por qué es así.

o, como dijo Stephen Hawking,

Vemos el universo en la forma que es porque nosotros existimos.

Existen diversas lecturas cuando seres conscientes como nosotros usamos este principio, en cierto modo autorreferente, a medio camino entre la tautología y el «perogrullo» (según como se interpete) pero no deja de ser interesante por ello.

Unusual Features of Our Place In the Universe That Have Obvious Anthropic Explanations en Cosmic Variance recopila algunas características curiosas de este universo en que vivimos. Según dicen, se refieren al principio antrópico sensible, que se refeiere a que ciertas características «inusuales» o curiosas se explican «obviamente» por un efecto de selección respecto a las posibilidades de la vida (y por tanto de seres inteligentes que se pregunten el por qué del universo en que habitan). Aunque ese «obvio», hablando de cosmología, no se yo si es garantía de algo. Esas características inusuales son estas:

  • Casi toda la masa del Sistema Solar está en planetas gaseosos, pero sin embargo vivimos en un planeta rocoso.
  • Casi toda la masa del Sistema Solar está en el Sol. En cambio, vivimos en un planeta.
  • Casi todo el volumen del sistema solar es espacio interplanetario. Sin embargo, vivimos en una atmósfera.
  • Casi toda la materia ordinaria del universo está compuesta de hidrógeno y helio. Y sin embargo los seres humanos estamos hechos de elementos pesados.
  • La mayoría de las partículas del universo de materia ordinaria son fotones. Y sin embargo, estamos compuestos de bariones y electrones.
  • La mayor parte de la materia del universo (por su masa) es materia oscura. Y sin embargo, somos materia ordinaria.
  • La vida del universo después del Big-Bang es casi con toda seguridad infinita. Y, sin embargo, vivimos en la actualidad a sólo unos pocos miles de millones de años de su origen: un intervalo finito.