Por @Alvy — 13 de Enero de 2015

¡Peligro! ¡Imanes sueltos!Aunque los campos magnéticos apenas tienen efectos perceptibles para los cuerpos de los seres humanos, ¿hay alguna densidad de flujo magnético que pudiera resultar dañina para las personas? Veamos: el campo magnético de la Tierra apenas tiene de 30 a 60 µT (microteslas) y una persona puede recibir sin problemas 10.000 veces más en un escáner de resonancia magnética sin que eso suponga un problema. Incluso pasar un rato junto al imán de un gigantesco altavoz (1 o 2 teslas) es perfectamente seguro. Sin embargo, la física impone un límite a todo esto: entre 10.000 y 100.000 teslas, los átomos se deforman y una persona sometido a ese campo simplemente se desintegraría – probablemente en algún tipo de visible y poco agradable «derretimiento».

Por suerte para nosotros, a día de hoy somos incapaces de generar más allá de 10 o 100 teslas, y eso usando el LHC y otros grandes instrumentos científicos. Así que aquí en la Tierra estamos seguros a este respecto. Eso sí, que nadie se acerque a la magnetoestrella SGR 1806-20: con sus 100.000.000.000 teslas (10 GT) es una auténtica máquina de destrozar con su poderío magnético todo tipo de átomos. [Vía Gravity and Levity.]

(Actualicación 14/1/2015: Gariel nos comenta que muchos menos teslas pueden causar «quemaduras graves por corrientes inducidas», uno del los peligros –muy raros– de las resonancias magnéticas actuales. Más info.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear