Por @Wicho — 29 de Abril de 2014

Esperando a la décima
The tenth watch, esperando a la décima gota

En 1927 Thomas Parnell calentó un poco de brea y la colocó en un embudo cuya base cortó en 1930 a la espera de que empezaran a caer gotas con la idea de estudiar el comportamiento de este líquido que es tan viscoso que parece sólido.

En todo este tiempo en el experimento de la gota de brea han caído gotas en 1938, 1947, 1954, 1962, 1970, 1979, 1988 y 2000… Y nadie ha conseguido verlo nuca, lo que en el caso de 2000 es especialmente chungo porque había un sistema de grabación preparado para la ocasión que falló.

Hace unos días la Universidad de Queensland anunciaba que la novena gota estaba ya en contacto con la gota anterior, aunque todavía no se había desprendido, lo que esperaban que sucediera en cualquier momento.

Pero tal y como se puede leer en Pitch Drop Experiment enters an exciting new era cuando quisieron retirar el recipiente que contiene las ocho gotas anteriores para sustituirlo por uno vacío tuvieron tan mala suerte que el «chorro» de brea se partió.

Así que más que caer la novena gota se rompió y ahora se puede ver en el recipiente que está delante y a la derecha del embudo original.

Con lo que ahora toca esperar a ver si la décima, con un recipiente vacío, cae motu proprio

Aunque la espera puede ser de unos trece años. Paciencia.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear