Por @Wicho — 21 de Septiembre de 2015

67P por Damian Peach
67P por Damian Peach el 17 de septiembre de 2015: se distinge perfectamente su coma alrededor del núcleo y su cola - Vía @IAmComet67P

A partir del 23 de septiembre de 2015, con la llegada del otoño en el hemisferio norte de la Tierra, aunque es una casualidad como cualquier otra, la sonda Rosetta va a alejarse del núcleo del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko hasta colocarse a unos 1500 kilómetros por delante de él, tal y como se puede leer en Rosetta's far excursion to study the coma at large.

Rosetta en las cercanías de 67P
Impresión artística de Rosetta en las cercanías de 67P

El objetivo es estudiar la coma de 67P desde una mayor distancia que hasta ahora, para tener una perspectiva más global de como se comporta, y, sobre todo, intentar localizar el arco de choque que separa la magnetosfera del cometa del viento solar.

La magnetosfera de un cometa se forma cuando las partículas que son expulsadas de su interior, que al principio no tienen carga eléctrica, se ven ionizadas y se convierten en moléculas con carga positiva como H2O+ y O+.

Estas moléculas con carga positiva «mandan» en el entorno próximo al núcleo del cometa, pero a una determinada distancia la presión del viento solar no les deja ir más lejos y ahí se produce un cambio brusco entre las características del campo magnético propio de la coma del cometa y las del que causa el viento solar.

Esquema de la formación del arco de choque en un cometaEso es el arco de choque, y es un fenómeno que también se puede observar alrededor de la Tierra entre la magnetosfera de este y el viento solar, así que estudiar el de 67P, igual que ya se ha hecho con otros cometas, aunque durante menos tiempo, es muy interesante para los astrónomos.

La situación del arco de choque de un cometa depende de la actividad del núcleo de este, y en el caso de 67P los científicos calculan que estará a unos 1000 kilómetros del núcleo.

Rosetta alcanzará la distancia máxima de 1500 kilómetros el próximo 30 de septiembre, para luego emprender el viaje de vuelta hacia el núcleo de 67P y colocarse a unos 500 kilómetros de este el 7 de octubre.

Más adelante, según vaya disminuyendo la actividad del núcleo, los responsables de la misión tienen la intención de ir acercando Rosetta más y más a este, hasta que al final de la misión aterrice en él, reuniéndose de nuevo con Philae.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear