Por @Wicho — 5 de Mayo de 2005

Dentro de la preparación de cada misión de los transbordadores espaciales se incluye una simulación del lanzamiento que se aborta cuando faltan cinco segundos para que este se produzca, simulación que el Discovery y su tripulación acaban de realizar con éxito relativo, pues dejando aparte que de haberse tratado del lanzamiento real la NASA tendría que haberlo abortado a causa de la climatología, resulta que fue imposible conectar los sistemas del transborador con un sistema de seguimiento de las Fuerzas Aéreas, lo que también habría obligado a detener el lanzamiento.

De todos modos, esos son casi problemas circunstanciales comparados con el hecho de que aún se siguen formando cantidades ingentes de hielo sobre el depósito principal de combustible, lo que hace temer que el Discovery pueda sufrir daños importantes durante el lanzamiento, igual que los que sufrió el Columbia y que a la postre provocaron su desintegración durante la reentrada en la atmósfera a la vuelta de la misión STS-107.

Para intentar poner remedio a esto la NASA ahora planea llevar el Discovery de vuelta al edificio dónde lo preparan para su lanzamiento con la idea de instalar sistemas calefactores que impidan o disminuyan esta formación de hielo sobre el tanque principal, y no está del todo claro que esto pueda estar listo para el próximo 13 de julio, nueva fecha en la que estaba previsto realizar el lanzamiento.

Más información:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

5 comentarios

#1 — Alvy

Pregunta tonta: ¿por qué se forma el hielo? Imagino que en el exterior no hará 0 grados o menos, que debe ser más bien porque el combustible líquido se carga a temperaturas sub 0 y el tanque no está bien aislado, ¿no?

#2 — Wicho

...debe ser más bien porque el combustible líquido se carga a temperaturas sub 0 y el tanque no está bien aislado, ¿no?

Si una lata o botella de bebida fría forman condensación en su superficie, imagínate lo que pueden hacer un mogollón de litros de oxígeno y nitrógeno líquidos a varios cienes de grados bajo cero.

Supongo que todo está en que hay que llegar a un compromiso entre el aislante que le pones al tanque de combustible, lo que pesa, y lo que supone este peso en carga útil perdida.

#3 — Sender

El combustible del tanque principal formado por Oxigeno e Hidrogeno, es introducido en éste a muy baja temperatura, unos -183ºC, por lo que aunque esté muy aislado, supongo que el tanque tendrá una temperatura inferior a 0ºC por lo que el vapor de agua de la atmosfera se queda congelado en el exterior del tanque :D

Saludos!

#4 — alex

otra pregunta tonta: Despues de mas de 100 misiones se dan cuenta del problema ?

#5 — nasa

Jeuston tenemos un problema, no tenemos cubatas suficientes para tanto hielo.