Por @Wicho — 7 de Febrero de 2010

Aunque todo estaba funcionando perfectamente en lo que se refiere a la nave y sus sistemas de apoyo, el tiempo empeoró bastante respecto a las previsiones iniciales y en las últimas horas previas al lanzamiento una capan de nubes bajas estuvo haciendo que a ratos las condiciones fueran válidas para el lanzamiento y a ratos no.

Estas nubes bajas, que también rondaban el límite de lo permitido en cuanto a su grosor, son un problema no para el despegue en sí sino para el caso de que hubiera que abortar el despegue y hacer retornar el Endeavour a Florida, ya que entonces podrían impedir o dificultar a su piloto y comandante ver la pista, lo cual sí es obviamente un problema.

Esto hizo que finalmente Mike Leinbach, el director del lanzamiento, decidiera a las 4:30 de la madrugada, 10:30 hora de España, retrasarlo al menos 24 horas, quedando este fijado para las 10:14 de la mañana del lunes 8 de febrero.

De todos modos estarán muy pendientes del tiempo tanto el Florida como en España y Francia, ya que las previsiones son que pueda ir a peor en las próximas 24 a 72 horas.

En caso de que mañana no pueda realizarse el lanzamiento habría que esperar al del Solar Dynamics Observatory, que estaba previsto para el día 9 pero que ha sido aplazado precisamente hasta el 10 para dar algo más de margen al Endeavour.

Una vez tomada la decisión de cancelar el lanzamiento lo primero que se hace es asegurar la nave para que baje la tripulación de ella y más tarde, una vez despejado el perímetro de seguridad, se procede a vaciar el tanque externo.

El tanque se vacía pues de lo contrario habría que estar manteniendo el nivel en su interior continuamente, ya que siempre se evaporan un poco del hidrógeno y oxígeno líquidos que contiene, que a menudo se ven evaporándose en las imágenes previas al lanzamiento, y además para evitar mantener los componentes del tanque expuestos a las bajas temperaturas (−182.8 °C para el oxígeno, −252.8 °C para el hidrógeno) más tiempo del necesario.

Endeavour Ready - NASA/Troy Cryder
Endeavour Ready - NASA/Troy Cryder. La pieza circular que se ve sobre el extremo del tanque es como un tapón que se utiliza para evacuar el oxígeno e hidrógeno que se evaporan

Esto asegura que, aparte de evitarles el esfuerzo que esto supone, se minimiza también la formación de hielo en el exterior del tanque, algo que siempre es un problema pues puede desprenderse durante el despegue, y algo que el diseño del tanque, con su espuma aislante entre otras cosas, intenta evitar en la medida de lo posible.

La cuenta atrás se volverá a poner en marcha precisamente con el llenado del tanque, que está previsto que comience sobre las 12:25 de la noche.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear