Por Nacho Palou — 13 de Noviembre de 2012

Stanford creates touch-sensitive, conductive, infinitely-self-healing synthetic skin,

Investigadores de la Universidad de Stanford han desarrollado la primera piel sintética, de plástico, que es conductora de electricidad, sensible al tacto (distingue cambios de presión y temperatura) y capaz de auto repararse repetidamente a temperatura ambiente.

Su aplicación más inmediata está en prótesis inteligentes y sofisticadas. También podría utilizarse en dispositivos electrónicos, e incluso como opción para reemplazar las huellas dactilares o cualquier otra parte de piel humana.

Reemplazar las huellas dactilares y poder seguir utilizando pantallas táctiles, se supone.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear